Diseñadores de interiores y productos reflexionan con Sanycces sobre el estilo mediterráneo en el marco de Casa Decor.

La empresa de equipamiento de baño Sanycces invita a Jorge Herrera, diseñador de las bañeras Calma y Tempo de Sanycces y galardonadas con sendos Red Dot Award,  a Virginia Albuja y Javi Escobar que presentan dos espacios en Casa Deco con productos de la marca, a reflexionar sobre cómo la mediterraneidad influye en la forma en que tratamos los materiales y los colores. Esta sesión que ha tenido lugar en Casa Decor se ha centrado también en cómo los diseñadores españoles se aproximan a su profesión y al proceso así como en la defensa de la marca país.

Una palabra que define el diseño mediterráneo según…

Jorge Herrera: “Honestidad”

Virginia Albuja: “Confort”

Javi Escobar: “Alegría”

Los rasgos de la mediterraneidad

 

Cuando hablamos de diseño mediterráneo es difícil ponerse de acuerdo en cuáles son los rasgos que lo caracterizan, sin embargo casi todos somos capaces de identificarlo. Para el diseñador Jorge Herrera, creador de las bañeras Calma y Tempo de Sanycces es evidente que “el diseño mediterráneo se caracteriza por un lenguaje amable; formas amigables, texturas y colores que están en sintonía. El diseño mediterraneo evita ser el centro de atención. Todo lo contrario, son productos que pretenden ser amables, cosas que funcionan y agradan, que están presentes en el día a día”.

Y aunque quizá lo mediterráneo no sea tan evidente en cuanto a una paleta concreta de colores, si lo es en los acabados. Al menos así lo expresa el diseñadores de interiores Javi Escobar, para quien lo mediterraneo tiene que ver con los acabados manuales y con la conexión que establecemos con estos acabados y objetos. “Creo que cuando hablamos de diseño mediterraneo, hablamos también de la artesanía, de la conexión entre la mano y el material. En España tenemos la suerte de contar con todo tipo de materiales y artesanos. Y eso nos ha permitido trabajar las texturas de otra manera”, explica.

A veces tenemos en mente los tópicos del diseño mediterraneo, la casa blanca y los tonos azules, “pero el diseño mediterraneo es mucho más que eso”, opina Jorge. Aunque si es cierto que hay una forma reconocible de trabajar las tonalidades, que deriva de “nuestra forma de percibir el color gracias a la luz natural y que es diferente a la de aquellos que tienen un clima donde, por ejemplo, pasan semanas con el cielo nublado”, explica.

Quizá esa luz que impregna el diseño mediterráneo conecte con el estilo de vida desenfadado y alegre. “Lo esencial de esta estética es el sol, la gastronomía… Lo mediterraneo es parte de como soy: salir, estar con los amigos, estar en la calle… Al final lo mediterraneo destaca por la alegría.”

 

La forma de hacer mediterránea

 

Para todos es evidente que cuando hablamos de diseño mediterráneo, no solo se trata de una estética, sino de una forma de aproximarnos al proyecto. En palabras de la interiorista Virginia Albuja “tiene que ver con cómo somos, cómo nos comportamos como sociedad. Nos encanta salir, el sol. Tenemos un clima fantástico, y eso nos hace ser de una manera que nos hace únicos. Eso se traduce en la forma de proyectar, en los colores, nuestra propuesta de relación social con el espacio”. Esta influencia del mar y su cosmogonía se contagia en casi todo el territorio nacional, “en mi caso yo he nacido en Madrid y no vivo en el mar, pero aún así creo que en una buena parte de España practicamos un diseño mediterraneo”.

 

Ensayo, error, éxito

El investigador Cruz Mundet hablaba así del carácter mediterraneo, “Se conoce como carácter mediterráneo; distendido, amigable, familiar… y para los disciplinados, tremendamente exasperante…Se tiene, al ser mediterráneo, por alguien que sabe vivir la vida, sin por ello dejar de sacar adelante sus objetivos, pero excesivamente permisivo con los fallos, los errores, las imprecisiones. Además de ser muy hábil improvisando para sortear obstáculos y contratiempos.”

Esta forma flexible de trabajo, de no desanimarse ante el fallo e incluso aprovecharlo es algo en la que los diseñadores de la mesa coincidieron que es un rasgo de nuestra forma de entender la profesión. Para Jorge “el error es parte de nuestra forma de enfrentarnos al proyecto… y casi de método para encontrar alternativas”. “El error es algo positivo, gracias al error estamos aquí. Somos muy cabezones y nos hace evolucionar con más ganas”, añade. “Nuestro día a día está lleno de errores, pero son siempre un punto positivo para mejorar; una forma que tienes de aprender, una oportunidad de crecimiento”, afirma Virginia.

El sello made in Spain

 

Una búsqueda bibliográfica nos puede dar una idea del calado de ‘diseño mediterraneo’. Lo cierto es que mientras alemanes, italianos, suizos, escandinavos o americanos han dedicado extensa literatura a definir los rasgos esenciales de su diseño, en España nos hemos preocupado poco por hacerlo. Para Javier Escobar tiene que ver con que históricamente hemos preferido pasar desapercibidos, “no queríamos llamar la atención. Esto ha cambiado, hemos cogido confianza y queremos destacar”. Este cambio de conciencia es compartido por Virginia, “el cambio que hemos sufrido como país en las últimas décadas nos ha permitido evolucionar. Esto nos ha hecho querer salir fuera de nuestras fronteras. Es posible que antes nos conformáramos, pero esto ya no es así”.

En la difusión de esa marca España la colaboración será la clave, al menos así lo percibe Jorge Herrera. “Para poder vender la marca España debemos colaborar más entre diseñadores y marcas. Algo que en otros países han sabido hacer y que en España estamos empezando a trabajar”.

 

Sobre SANYCCES

 

Sanycces es una empresa con sede en Burriana (Castellón) dedicada desde 1993 al sector del equipamiento para el baño y especializada en el diseño y fabricación de bañeras, lavabos, platos de ducha, mamparas, grifería, hidromasaje y accesorios relacionados. Inició su actividad con una única referencia de bañera de hidromasaje distribuida entre el mercado español y portugués. Hoy su catálogo de producto suma 1.700 referencias que se venden en más de 50 países de todo el mundo.