Francisco Vallejo, Consejero delegado de Pinturas Isaval, responde sobre el momento actual desde el punto de vista industrial, para abordar el futuro desde el compromiso con el Diseño.

 

¿Cómo valoras desde tu empresa el difícil momento actual? 

Respuesta implícita en la pregunta: “Difícil”.

Estamos preparados para muchas situaciones, pero no para esto.

Decía Benedetti, “cuando creíamos que nos sabíamos todas las respuestas, nos cambiaron todas las preguntas”. Y así ha sido, un shock que nos ha obligado a actuar muy rápido para minimizar el problema. Hemos cambiado el foco hacia las personas, su bienestar y seguridad, pero sin olvidar que el negocio nos paga las nóminas. Vivimos un momento de reflexión que espero no se olvide.

 

¿De qué manera tu empresa afronta el futuro? 

En Isaval somos optimistas patológicos. De cada crisis hay un aprendizaje y con ella superada obtenemos un plus de resistencia y solidez.

El cambio, adaptación y esfuerzo nos hace transitar esta situación de dificultad para, al final del camino, ser más eficientes, más productivos, más digitales y, en definitiva, más fuertes.

 

¿Qué valores y diferenciación aporta tu empresa a través del diseño? 

Abogamos por ser una empresa diferente en nuestro sector, que es maduro. Buscamos dotar de valor a nuestros sistemas y soluciones. Centramos esfuerzos en desarrollar productos que preserven el medio ambiente, minimizando niveles de emisiones y sustancias perjudiciales para la salud buscando la estética, sin perder funcionalidad y sin dejar de lado la capacidad de las pinturas para conseguir ambientes más confortables, saludables y sostenibles.

Un gran reto; lanzar productos que reduzcan el cambio climático, sean eficientes energéticamente y entren dentro de la economía sostenible, con el fin de dar un plus de servicio al cliente final. Esto será más valorado después de esta crisis.