Crear un diseño interior blanco puede parecer un proceso fácil, pero a veces la tarea más sencilla requiere una planificación y una previsión muy cuidadosas.

Los interiores blancos tienen un cierto atractivo tanto en interiores residenciales como comerciales. Un interior blanco presenta muchas oportunidades y desafíos, por un lado, es un lienzo blanco y austero en el que se puede crear cualquier tipo de “cuadro”, por otro lado, este mismo beneficio también puede servir como un detrimento si no se planifica en consecuencia. Si está buscando un interior blanco de ensueño, veamos algunas de las razones, beneficios e ideas de diseño que inspirarán tu proyecto.

¿Por qué blanco?

A los clientes les encanta la sensación escandinava luminosa y brillante del interior blanco. Este look está inspirado en las áreas de Europa del Este del mundo, donde la luz solar se encuentra en pequeñas dosis, por lo que las casas están diseñadas para crear un ambiente de luz algo artificial. Desde la funcionalidad arquitectónica, el interior blanco también es buscado por otras razones estéticas.

A todos nos gusta un fondo limpio y elegante porque brinda la oportunidad de expresarse creativamente. También hay quien prefiere la sensación nítida y moderna de un espacio limpio y contemporáneo, para el que un interior blanco es especialmente adecuado.

Como decorador o diseñador, crear una paleta ampliamente versátil que combine con una variedad de colores, textiles y texturas será todo un reto.

Las paredes blancas no tienen que ser básicas

Si crees que las paredes blancas son un poco aburridas, piénsalo de nuevo. Puedes aportar carácter a los espacios y mantener las versátiles paredes blancas planificando otros elementos interiores como revestimientos de paredes, molduras de techo, muebles, obras de arte y selección de textiles. Algunas revestimientos bellamente diseñados, harán que una pared blanca común destaque como una joya arquitectónica.

 

Mezclar y combinar con estilo

Una de las mejores cosas de un interior blanco es que combina con cualquier color ¡Incluso más tonos blancos!

Acentos en madera natural y en tonos tierra, permiten crear un interior limpio pero también un ambiente relajante. Pero recuerda, un interior blanco también te permite mezclar y combinar cualquier tipo de acabado o textura.

 

 

Capas sobre los blancos

Al considerar un interior blanco, el truco consiste en colocar capas cuidadosamente sobre los blancos, no intentes hacerlos coincidir.

Algunos interiores utilizan un suelo más oscuro o gris para equilibrar los muebles y paredes blancas. Los revestimiento de madera, con un acabado lavado en blanco para compensar la sensación naturalmente moderna del resto del interior, junto a los listones de anchos diferentes, darán a las paredes un poco de carácter, combinando la sensación de confort y la escala del espacio.

 

Si busca más ideas de diseño o revestimientos de paredes para tu proyecto de interior, te invitamos a visitar la web de PANELATE.